Este post fue visto: 358

Larga vida a la Helvetica. Es la reina o la celebrity de las tipografías. Siempre imitada pero nunca igualada. Como dice el tango: «no habrá ninguna igual, no habrá ninguna». Pero, ¿qué tiene la Helvetica que despierta tantas pasiones, odios y amores por igual?

 

Por qué Helvetica nos gusta tanto

Vamos a analizar algunas de las razones:

✅ Neutralidad – Una de las principales razones es su neutralidad, que tiene su origen en un alto grado de consistencia entre las formas de las letras (en perjuicio de la legibilidad), incluyendo terminaciones horizontales y verticales en lugar de las terminaciones diagonales habituales en los tipos de letra anteriores. Por esto, la tipografía Helvetica es fácil de implementar, ya que no tiene un carácter tan distintivo como para llamar demasiado la atención.

Precisión – Otra razón es porque se la podría definir como una tipografía precisa y exacta. Esto significa que Helvetica es el paradigma del estilo grotesco (es una subclase de tipografías sans-serif o de «palo seco», con trazos más geométricos y pesados), con un flujo de líneas agradable, discreto y con cierta rigidez, ejemplo del minimalismo y precisión suizos.

Tranquilidad – Debido a su neutralidad y precisión, Helvetica es bastante tranquila a diferencia de la Arial por ejemplo, cuyos rasgos son más diagonales y afilados, que le otorgan una textura más distintiva y punzante. Esta naturaleza la hace adecuada para los logotipos corporativos.

Equilibrio – A diferencia de otras tipografías, Helvetica tiene un delicado equilibrio entre los espacios blancos y negros.

Monolineal – Helvetica fue una de las primeras tipografías en presentar un trazo con un peso más o menos uniforme, mientras que las tipografías sans-serif que la precedieron presentaban un cierto contraste de peso, así como algunos rasgos humanistas (subclase de tipografías sans-serif o de «palo seco», con trazos modulados y orgánicos). En la imagen de abajo se puede ver el peso del trazo marcado por círculos de diferentes colores. En realidad, Helvetica presenta muy poca diferenciación entre trazos gruesos y finos, y de hecho los trazos finos son más bien correcciones ópticas que parte de su estilo. Tanto es así, que si el peso fuera más uniforme, Helvetica podría verse como una tipografía poco cómoda.

Moderna — Representa mejor que ninguna el paradigma de la modernidad. Cobró importancia en los años 60, y reemplazó a varias tipografías manuscritas puramente decorativas que se usaban en publicidad. Helvetica fue, con su consistencia de formas y remates horizontales y verticales, toda una revolución. Y como tal, muchas grandes compañías empezaron a usar Helvetica en sus logos. Aunque se dice que ya es un poco anticuada, lejos está de jubilarse. Basta con ver la nueva ola de logotipos con tipografías sans-serif en los últimos años, vemos que sigue siendo la número uno entre los clásicos.

Gama amplia — Helvetica ofrece un rango muy amplio de pesos y anchos, y soporte para diferentes idiomas. Por eso puede ser usada para muchas y ricas expresiones tipográficas.

Confiable — Debido a su neutralidad, amplio rango de pesos y anchos, Helvetica podría considerarse como la tipografía «vieja y confiable», usada para infinidad de contextos muy diferentes.

.

La mentalidad antidiseño

Durante muchos años, la frase “cuando tengas dudas, mejor usá Helvetica” fue repetida hasta el cansancio en muchos blogs e incluso academias de arte y estudios de diseño. A esto se le llama antidiseño, porque en lugar de sentarse a pensar qué tipo de letra se ajusta mejor a los requisitos del proyecto, uno deja de pensar y sigue ciegamente el protocolo, que en este caso sería el uso de Helvetica para cualquier pieza. Cuando un diseñador se pone en modo automático en lugar de tomar una decisión, se convierte en un antidiseño. Helvetica puede ser –o no– la mejor tipografía para un proyecto en particular, pero previo a esto hay un análisis del por qué. Muchos diseñadores actualmente adolecen del entendimiento adecuado sobre las tipografías, y fueron engañados (o tal vez se autoengañaron) para pensar que Helvetica es LA tipografía que todo diseñador debería usar.

.

Crédito de la imagen: Hamish MacPherson

Avatar

Escribió:

Alejandra Arellano

¡Hola Mundo! Soy diseñadora gráfica y web, programadora HTML/CSS, ilustradora, community manager, curadora de contenidos, escritora, mentora. Fundadora y directora de Aleare Design Estudio Creativo y Comunicación Digital.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Cerrar

Sobre mí

¡Bienvenidos a mi blog! Mi nombre es Alejandra y soy diseñadora gráfica y web, también programadora, community manager, redactora e ilustradora.

Fundadora de aleare design estudio de diseño y comunicación digital, desde el 2008 brindando servicios a empresas y agencias digitales en varias ciudades de Argentina y también en México, España, Francia y Noruega.

Mi Filosofía

“Tienen que encontrar eso que aman […]. Su trabajo va a llenar gran parte de sus vidas […] y la única forma de hacer un gran trabajo es amando lo que hacen. Si todavía no lo han encontrado, sigan buscando. No se detengan […]. Sean curiosos. Sean inquietos.”

Steve Jobs
Discurso de apertura, Universidad de Stanford, 2005