Este post fue visto: 61

La Inteligencia Artificial llegó para quedarse. Lo que hasta hace pocos años parecía algo más propio de las novelas y películas de ciencia ficción, hoy es una realidad que se está aplicando en diversas tareas y actividades.

Respondiendo a la pregunta que titula este post, la inteligencia artificial (IA) es un campo de la informática que busca desarrollar algoritmos y técnicas que permitan a las máquinas simular la inteligencia humana. La IA incluye una variedad de subcampos, como el aprendizaje automático, el procesamiento del lenguaje natural, la visión por computadora y la toma de decisiones. El objetivo es crear sistemas que realicen tareas que normalmente requieren inteligencia humana.

La IA se divide en dos tipos básicos, la IA débil o IA fuerte. La IA débil es un sistema diseñado para realizar una tarea específica, mientras que la IA fuerte es un sistema con capacidad para realizar cualquier tarea intelectual como si fuera un ser humano. Qué fuerte, ¿verdad? Pensemos que, en este preciso momento, hay numerosas IAs realizando diferentes tareas. Su aplicación práctica incluyen una amplia variedad de campos, como la robótica, los vehículos autónomos, la atención médica y la búsqueda en internet, por citar solo algunas.

 

Un poco de historia

El término «Inteligencia Artificial» fue acuñado en 1956, en un congreso en Dartmouth, Estados Unidos, organizado por John McCarthy, Marvin Minsky, Nathaniel Rochester y Claude Shannon. Sin embargo, los antecedentes de la inteligencia artificial se remontan a mucho antes de esa fecha. Los precursores de la inteligencia artificial incluyen a Ada Lovelace, Alan Turing y Norbert Wiener, quienes trabajaron en el siglo XIX y el siglo XX en el campo de la matemática, la lógica y la cibernética, respectivamente.

  • Neolo Servicios de Hosting -- El blog de aleare.design
  • Abre tu cuenta en Payoneer y obtén 25 dólares de regalo!

Uno de los primeros proyectos en el que se aplicó con éxito la inteligencia artificial fue el desarrollo del programa de juego de ajedrez «Grace», por el profesor Claude Shannon en 1950. El programa era capaz de jugar al ajedrez contra un jugador humano. Utilizando un algoritmo de búsqueda en profundidad para analizar las posibilidades de juego, podía determinar el próximo movimiento. Este proyecto fue un hito importante en el campo de la inteligencia artificial, pues demostró que las computadoras eran capaces de realizar tareas que requerían inteligencia y raciocinio.

Otro proyecto temprano fue el desarrollo del programa de juego de tres en raya (o Ta-Te-Ti, como lo conocemos por estos lares) en 1952, por el matemático Allan Newell y el psicólogo Herbert Simon. Utilizaba el mismo criterio predictivo que el algoritmo del ajedrez.

Ambos programas han sido considerados proyectos exitosos de inteligencia artificial para su época. Demostraron el potencial de las computadoras para simular la inteligencia humana en tareas específicas.

 

¿En qué casos se aplica la Inteligencia Artificial?

La inteligencia artificial se aplica en una amplia variedad de campos e industrias, tales como:

  • Automoción: en vehículos autónomos y asistencia de conducción.
  • Atención médica: en diagnósticos y tratamientos, análisis de imágenes y análisis de datos de pacientes.
  • Finanzas: en el análisis de datos de mercado, la toma de decisiones de inversión y el cumplimiento normativo.
  • Retail: en la personalización de recomendaciones de productos y el análisis de datos de comportamiento de clientes.
  • Seguridad: en la detección de fraudes y la seguridad cibernética.
  • Educación: en el aprendizaje automático y la personalización de la educación.
  • Recursos Humanos: en la selección de personal, evaluaciones de desempeño y entrenamiento.
  • Transporte: en el análisis de datos de tráfico y el control de tráfico.
  • Entretenimiento: en la creación de contenido generado por computadora, videojuegos y sistemas de asistentes virtuales.
  • Arte y diseño: en la generación de arte y diseño generado por computadora, la creación de música y contenidos audiovisuales.
  • Ecología y medio ambiente: en el monitoreo de especies y hábitats, el análisis de datos climáticos y el uso de drones para el análisis de la vegetación.
  • Astronomía: en el análisis de datos de telescopios y la detección de planetas por afuera de nuestro sistema solar.
  • Agricultura: en el control de plagas y enfermedades, la automatización de tareas agrícolas, el monitoreo de la salud de los cultivos y el análisis de datos de clima.
  • Seguridad Alimentaria: en la detección de contaminación en los alimentos y el seguimiento de cadenas de suministro.
  • Urbanismo: en el diseño y planificación de ciudades y la optimización de sistemas de transporte.
  • Manufactura: en el control de procesos de producción, la planificación de la producción y el mantenimiento predictivo.
  • Artesanías y Oficios: en la generación de diseños y patrones para artesanías y oficios.
  • Robótica de servicio: en la atención a personas mayores, discapacitadas o enfermas, y en la limpieza y mantenimiento de edificios y espacios públicos.
  • Justicia y Administración Pública: PROMETEA es el primer sistema de inteligencia artificial predictivo de América Latina, actualmente aplicado a la justicia y la administración pública, creado en el Laboratorio de Innovación e Inteligencia Artificial de la Facultad de Derecho de la Universidad de Buenos Aires.

 

¿Podrán las IAs reemplazar a los humanos?

Esta es la pregunta más temida de la mitad más uno de las personas del planeta: ¿las IAs nos reemplazarán y nos dejarán sin trabajo?

Veamos, una IA tiene el potencial de automatizar ciertas tareas y mejorar la eficiencia en una variedad de industrias, lo que bien podría conducir al tan temido cambio en la estructura laboral y el desplazamiento de trabajos. Sin embargo, también puede crear nuevos empleos y oportunidades, y mejorar la calidad de vida de las personas, al realizar tareas repetitivas, complejas o peligrosas.

Algunos expertos argumentan que la IA tiene el potencial de superar a los humanos en ciertas tareas, como el procesamiento de datos masivos y la toma de decisiones. Sin embargo, la IA todavía carece de la capacidad de razonamiento crítico, empatía y creatividad, características importantes de la inteligencia humana.

Es importante destacar que la IA es una herramienta diseñada y controlada por humanos. Por esto, depende de cómo y para qué se la use. Es importante establecer políticas y regulaciones adecuadas para garantizar que la IA se utilice de manera ética y responsable. De esta forma se podrá mitigar cualquier impacto negativo en la sociedad.

 

Robots funcionando con IA

Es difícil dar una respuesta precisa sobre esto, ya que depende de varios factores, como el avance de la tecnología, los recursos disponibles y la inversión en investigación.

Actualmente existen robots con características humanoides que son capaces de realizar tareas específicas, como moverse, hacer gestos y manipular objetos. La singular Sophia, por citar un caso, posee una avanzada forma de inteligencia artificial que le permite comportarse y hacer gestos con la cara de forma muy realista. Sin embargo, todavía está lejos de tener la capacidad de inteligencia y movilidad propia, al igual que un ser humano.

En cuanto a la inteligencia artificial, el avance en campos como el aprendizaje profundo y el procesamiento del lenguaje natural han permitido desarrollar sistemas cada vez más sofisticados. Pero todavía queda mucho por hacer para alcanzar la inteligencia general humana.

Se espera que en un futuro cercano veamos robots cada vez más avanzados y capaces de realizar tareas complejas. Pero la creación de robots semi-humanos con inteligencia artificial completa, tal como los vemos en las películas, series y videjuegos (Terminator, Yo Robot; la serie Black Mirror, Love, Death & Robots, y el videojuego Detroit Becomes Human), podría tomar varios años, tal vez décadas.

Mientras tanto, ellos se dedican a hacer divertidas coreografías, como los simpáticos robots de Boston Robotics:

Bueno, reconozco que bailan mejor que yo 😅

.

.

Avatar

Escribió:

Alejandra Arellano

¡Hola Mundo! Soy diseñadora gráfica y web, programadora HTML/CSS, ilustradora, community manager, curadora de contenidos, escritora, mentora. Fundadora y directora de Aleare Design Estudio Creativo y Comunicación Digital.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Cerrar

Sobre mí

¡Bienvenidos a mi blog! Mi nombre es Alejandra y soy diseñadora gráfica y web, también programadora, community manager, redactora e ilustradora.

Fundadora de aleare design estudio de diseño y comunicación digital, desde el 2008 brindando servicios a empresas y agencias digitales en varias ciudades de Argentina y también en México, España, Francia y Noruega.

Mi Filosofía

“Tienen que encontrar eso que aman […]. Su trabajo va a llenar gran parte de sus vidas […] y la única forma de hacer un gran trabajo es amando lo que hacen. Si todavía no lo han encontrado, sigan buscando. No se detengan […]. Sean curiosos. Sean inquietos.”

Steve Jobs
Discurso de apertura, Universidad de Stanford, 2005