Este post fue visto: 689

Apple es más que Jobs, Steve Wozniak y Ronald Wayne. Como todas las empresas, el éxito tiene origen en el conjunto de los empleados que llegaron antes y después de su ascenso a la fama. Entre estas personas estaban Susan Kare, una joven diseñadora que llegó a formar parte del equipo de seis personas que Jobs agrupó para trabajar en el Macintosh original.
Llegó a la empresa en 1982 de la mano de su amigo Andy Hertzfeld, programador del sistema operativo de Macintosh. Gracias a Apple, Susan Kare se fue haciendo un lugar en el mundo del diseño y la computación.

Simplicidad: menos es más

Sus ideas se pueden caracterizar como organizadas, sintéticas y simplificadas, algo así como el concepto breve, claro y conciso. En palabras de Kare, citadas en la revista Experimenta: “todavía creo en el viejo refrán que dice que las ‘las cosas sencillas deben ser sencillas, mientras que las cosas complicadas deben ser posibles”.
En Apple, Susan Kare fue la encargada de diseñar tipografías como San Francisco, Genova, Monaco, New York o Chicago. Esta última fue una de las grandes letras usadas por Macintosh, y que, posteriormente, se incorporaría a las primeras versiones del iPod. Su desarrollo de tipografías fue una de sus características más destacadas. Así, se potenciaron el diseño y las artes gráficas, iconos que llevaron a la fama a la empresa de la manzana en su primer momento.
Además de la tipografía, creó los iconos del ordenador de Apple. Entre los más famosos destacan el Happy Mac, de la pantalla inicial, la bomba que indicaba un fallo grave, el reloj, la papelera o las tijeras para cortar. Todos ellos perdurando en el tiempo.

Más allá de la manzana

Además de Apple, Susan se unió como directora creativa al equipo de NeXT, la empresa creada por Steve Jobs tras el lanzamiento en 1984 del primer Macintosh. También ha trabajado en empresas como IBM, Linux, Pinterest (más recientemente), así como en Microsoft. En la gran competidora de Apple, Susan Kare se enfrentó al color. De esta forma, fue la encargada de diseñar la baraja de uno de los juegos más famosos de la historia de la computación, el Solitario en Windows 3.0. Así como los iconos del blog de notas, un programa que ha permanecido casi virgen hasta hace relativamente poco tiempo.
A pesar de que su carrera está ligada a los dispositivos electrónicos, ocupó durante un año un puesto en la Casa de la Moneda de Estados Unidos. Allí, se encargó de supervisar el diseño de las divisas. Por otro lado, su profesionalidad ha sido reconocida con el galardón Chrysler en 2001, que premia a las personas influyentes en la cultura americana.
La autora de un sinfín de trabajos que abundan en nuestros dispositivos, recordando que menos es más. La diseñadora ha sabido reinventarse y adaptarse en un periodo de cambio constante, siendo, además, una pionera de su tiempo que ha dado vida a los iconos más utilizados, y posibilitando una experiencia más sencilla para el usuario.

 


Fuente: Blogthinkbig.com
Autora: Marisol Peña

Escribió:

Alejandra Arellano

¡Hola Mundo! Soy diseñadora gráfica y web, programadora HTML/CSS, ilustradora, community manager, curadora de contenidos, escritora, mentora. Fundadora y directora de aleare.design estudio de diseño y comunicación digital.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Cerrar

Sobre mí

¡Hola Mundo! Aquí Alejandra desde Buenos Aires, Argentina. Soy diseñadora gráfica y web, también programadora, community manager, redactora e ilustradora. También docente y mentora de futuras programadoras y programadores.

Fundadora de aleare.design estudio de diseño y comunicación digital, desde el 2008 brindando servicios a empresas y agencias digitales en varias ciudades del país, y también en México, España, Francia y Noruega.

Mi Filosofía

“Tienen que encontrar eso que aman […]. Su trabajo va a llenar gran parte de sus vidas […] y la única forma de hacer un gran trabajo es amando lo que hacen. Si todavía no lo han encontrado, sigan buscando. No se detengan […]. Sean curiosos. Sean inquietos.”

Steve Jobs
Discurso de apertura, Universidad de Stanford, 2005